Claves en el manejo de la Pudrición del cogollo (PC)

 

Por: Nolver Atanacio Arias Arias,
Investigador titular del Programa de Agronomía de Cenipalma

Como parte del trabajo de interacción permanente entre Cenipalma y las empresas palmeras; el pasado 13 de enero se desarrolló una visita de campo a la Finca El Tolima, ubicada en el municipio de Rionegro, Santander, con el propósito de intercambiar conocimientos sobre las prácticas de manejo de la Pudrición de cogollo (PC) debido a que en estas zonas se han observado algunos focos de la enfermedad. El evento contó con la participación del propietario de la plantación,  William García, el personal encargado del manejo de la sanidad vegetal en la plantación, funcionarios de Unidad de Servicios al Proveedor (USP) de Palmas del Cesar en cabeza del ingeniero Édgar Cepeda y por parte de Cenipalma, el investigador del programa de agronomía; Nolver Atanacio Arias Arias.

Los principales aspectos comentados y compartidos sobre el manejo de la PC, se resumen en tres frases: desde el principio, temprano y a tiempo.
Desde el principio significa empezar con el manejo del suelo, especialmente, lo relacionado con la fertilidad y el drenaje adecuado.  Suelos aireados, adecuados para el desarrollo de las raíces, sin presencia de encharcamientos, con adecuada cobertura vegetal y con buena fertilidad que permiten el desarrollo de palmas vigorosas y productivas, menos susceptibles a la ataque de patógenos.

Temprano significa que si aún luego de haber aplicado “buena agronomía” a los cultivos de palma aparecen casos de la enfermedad, es necesario detectar estos casos en estados iniciales de la enfermedad (máximo grado 3). En la detección temprana es clave la ejecución de censos con máximo 8 días en áreas donde se ha detectado la presencia de la enfermedad. Aún en palma adultas, síntomas como: foliolos bajeros secos y apertura irregular de foliolos en las flechas (foliolos espelucados), son una invitación a revisas detalladamente las flechas de estas palmas y confirmar o rechazar el diagnóstico inicial.

A tiempo significa intervenir oportunamente las palmas afectadas, es decir, retirar el tejido enfermo y aplicar los insumos que le apunten a la pronta recuperación de las palmas. También, revisar las emisiones de tejidos nuevos para verificar que estén sanos y en caso de ser necesario, intervenir nuevamente la planta. 
Ante el carácter epidémico de la enfermedad, es necesario también estar atentos al comportamiento de la enfermedad en predios vecinos y en lo posible contribuir al manejo regional de la problemática. Para el caso de la plantación visitada, con incidencias inferiores al 2 %, es posible actuar para mantener el crecimiento de la incidencia por debajo del 1 % anual, lo cual permite implementar el manejo temprano y evitar el crecimiento exponencial de la PC.